Menu
Tickets

General

“Many exhibitions claim to be a once in a generation experience: this one will be.” – New Statesman
“Like nothing seen before.” – Christies
Un truco mundial … Esta exposición no debe perderse ningún belga.Het Nieuwsblad

Los paneles exteriores del Cordero Místico

Los protagonistas centrales de la exposición son los ocho paneles exteriores de La Adoración del Cordero Místico, el célebre políptico de Hubert y Jan van Eyck. Estas tablas fueron restauradas en el MSK entre 2012 y 2016 por parte del Instituto Real del Patrimonio Artístico. Gracias a un excepcional préstamo de la Catedral de San Bavón de Gante, estos paneles se exponen fuera del templo por primera y última vez en la historia, junto con las tablas de Adán y Eva, aún por restaurar.

Hemos distribuido los paneles a lo largo de las salas de la exposición y los hemos colocado a la altura de la vista, para que todo el mundo pueda apreciar los magníficos colores, los geniales detalles y la maestría de la pintura de elementos como los tejidos. En esta muestra irrepetible están acompañados de al menos la mitad de la obra que se conoce de Van Eyck. Tras la exposición, las tablas volverán a la catedral, de donde no volverán a salir.

Un recorrido temático

Los paneles exteriores del Cordero Místico y las otras obras maestras de Van Eyck nos van conduciendo por la exposición, organizada por distintas temáticas, como “Caída y salvación” con Adán y Eva, “El espacio”, “Madre e Hijo”, “La Palabra de Dios”, “La Virgen en la iglesia”, “La imagen pintada”, “El individuo” o “El retrato divino”.

En un paseo temático por el mundo de este maestro flamenco, se muestran sus pinturas junto a grandes trabajos hechos en su taller, copias realizadas en su momento de cuadros hoy desaparecidos y más de 100 obras de destacados contemporáneos y seguidores. Entre estas últimas encontramos todos los formatos: pinturas, miniaturas, esculturas y dibujos.

Grandes maestros italianos

Para situar la revolución óptica de Van Eyck en una perspectiva más amplia, contrastamos su obra, además, con la de grandes contemporáneos italianos, como Gentile da Fabriano, Fra Angelico, Pisanello, Masaccio y Benozzo Gozzoli. En el mismo momento en el que Jan van Eyck está transformando el arte de la pintura al óleo en Flandes, los maestros de Italia ponen en marcha su propia revolución con la témpera y con el uso de la perspectiva matemática. Nunca se había mostrado el contraste directo entre la pintura italiana y Jan van Eyck de una forma tan tangible como en esta ocasión.